Transcripción

 
 

 Línea de Enfoque y el Centro Emocional

 

 

En la mañana usted entra a la oficina de su compañero para hacerle una pregunta.

La puerta está abierta, buena señal.

Usted toca la puerta mientras asoma la cabeza hacia el cuarto para anunciar su presencia.

“¿Tiene un minuto?”

Alzando la cabeza sobre la pantalla de la computadora, lo voltean a ver desde el escritorio que está a lo largo de la pared la cual está a lado de la puerta.

“Claro, pase, ¿qué pasa?” dicen...Sin voltear el cuerpo completo para verlo de frente.

Sus palabras dijeron “Claro, pase” - y usted entra- pero tiene el presentimiento de que su compañero no está completamente dispuesto para lo que necesite. 

¿Cómo lo sabe? Y ¿Qué está pasando?

En este episodio: Línea de Enfoque y el Centro Emocional

 

 

Introducción

 

Cuando nos comunicamos de cara-a-cara, sólo una parte de lo que estamos expresando se envía verbalmente.

Hay otros sistemas trabajando para ayudarle a dar y recibir información importante sobre una interacción.

Y aunque no esté a tanto de eso, su cuerpo constantemente está dando, recibiendo y atrayendo atención de una parte de su cuerpo poderosamente comunicativa.

Quiero que se imagine su torso.

Dibuje una línea recta a través de sus caderas y después otra línea de hombro a hombro.

Ahora conecte las líneas horizontales con líneas verticales de cada esquina de las caderas a cada esquina de los hombros, para crear una caja imaginaria.

A dentro de la caja ponga un punto central aproximadamente tres pulgadas de bajo de su  ombligo.

Esa zona es la parte del cuerpo más poderosa para dar y recibir atención durante una interacción en persona.

El tronco del cuerpo es el que controla a lo que se llama Línea de Enfoque.

Ahora imagínese una flecha empezando en el centro de la caja extendiéndose hacia afuera al espacio frente de usted.

Cuando usted gira su cuerpo, esa flecha que está enfrente de usted que representa la dirección de su Línea de Enfoque, también gira con su cuerpo.

La atención recorre en ambas direcciones de la línea.

Esta es la parte del cuerpo con la que estamos dando, recibiendo y atrayendo atención en nuestra comunicación.

Volvamos a donde dibujamos el punto central en nuestra caja justo debajo del ombligo.

Esta zona es integral a varias tradiciones de práctica física y se le conoce de varios nombres.

Puede que lo haya escuchado como el chacra sacro o segundo chacra.

A esta área la llamaremos nuestro “Centro Emocional”

Ahora veamos algunas situaciones comunes en las que nuestro “Centro Emocional” está claramente involucrado.

Piense en aquella vez donde por poco está en un accidente automovilístico, cuando ha sido asustado al ver una película de terror, o el sonido de un globo reventado lo toma por sorpresa.

Siente una reacción de impulso primero en su intuición, en su Centro Emocional, y en menos de un segundo después, su cerebro se pone al tanto de lo que acaba de ocurrir.

Aunque esté conciente o no, esta área pequeña del cuerpo juega un papel importante al recibir información, percibiendo sensaciones a menudo y comunicando respuestas sin sentido antes de poder procesar intelectualmente lo que está sucediendo.

Ahora, vamos a utilizar nuestro Centro Emocional con nuestra comunicación al explorar su relación con la Línea de Enfoque.

Naturalmente cambiamos y dirigimos nuestra Línea de Enfoque basándose en cómo nos sentimos.

Piense en la inclinación natural de girar su cuerpo y su Línea de Enfoque hacia sus amigos o a las personas quienes usted disfrutar estar con.  

Cuando un amigo se sienta con nosotros en la mesa, giramos nuestro tronco del cuerpo hacia él para reconocerlo y prestarle nuestra atención.

A esto lo llamamos “dando Línea de Enfoque.”

Incluso tenemos una inclinación natural de darle la espalda a una interacción indeseable.

Al voltear nuestro tronco del cuerpo y darle la espalda a alguien, indicamos que nuestra atención no está disponible.

Piense en su reacción a un acercamiento indeseable de un extraño, o cuando se siente lastimado, o no quiere que nadie lo note.

Cuando le damos la espalda a alguien o a una cosa y no le prestamos nuestra atención completa, a esto le llamamos “rechazo a la Línea de Enfoque.”

La Línea de Enfoque afecta a todos los participantes en una comunicación dada.

Cuando usted le da la espalda a alguien, indica que no está prestando su atención completa y que tampoco está recibiendo la atención completa de su compañero de comunicación ni del público.   

La Línea de enfoque siempre es de doble sentido y afecta la atención que recibe y la atención que da.

 

Patrocinador

 

Cuando le damos a alguien nuestra Línea de Enfoque le proveemos nuestra atención completa, pero tenemos que recordar que al mismo tiempo estamos exponiendo completamente nuestro Centro Emocional.

Dependiendo en la situación, esto puede ser bastante poderoso o nos puede dejar sintiéndonos vulnerables.

A veces queremos girar ligeramente nuestra Línea de Enfoque alejándonos un poco de una interacción, pero manteniendo nuestro contacto visual- esto nos permite minimizar el impacto potencial a nuestro Centro Emocional y también puede ablandar nuestra energía y el impacto que tenemos en otros.

Todos hemos tenido la experiencia de sentirnos abrumados al hablar con una persona quien es bastante dinámica, o de una personalidad de energía alta.  

Puede que nos sintamos como si estuvieran  “en nuestra cara” o dominando la interacción.

Lo que está sucediendo es que están proyectando toda su comunicación desde su Centro Emocional y su Línea de Enfoque constante y directa se convierte dominante.  

Cuando siente el impulso de darle la espalda a alguien en este tipo de situación, lo que el cuerpo hace inconscientemente es romper la conexión entre su Centro Emocional y la Línea de Enfoque que está siendo proyectada por el otro individuo.

Puede que también haya experimentado que al darle la espalda a una persona notan que esa persona se mueve o se gire hacia enfrente de usted para restablecer la conexión rota.

A esto le llamamos “contrarrestar”- ¿empieza a ver cómo trabaja?

Hasta ahorita nuestros ejemplos han sido de cómo funciona esto inconscientemente- hablemos de cómo hacer decisiones que usan esta información deliberadamente en nuestras comunicaciones.

Aquí hay situaciones cotidianas donde podemos escoger a controlar nuestra Línea de Enfoque para influir nuestras interacciones.

¿Recuerda nuestra escena de apertura?

¿Cuando usted se dirige hacia su compañero quien está en su oficina y le dice “adelante,” pero no giran su cuerpo hacia usted para darle la atención completa?

Es la falta de Línea de Enfoque que manda el mensaje más fuerte, indicando su indisponibilidad a pesar de lo que sus ojos o palabras digan.

En nuestro ejemplo, usted es el que está recibiendo la señal mixta.

Ahora, nos pondremos en el lugar de nuestro compañero que está sentado detrás del escritorio.

Si en realidad no tiene tiempo para una conversación, puede ver de lo que acabamos de hablar, que es importante que empareje sus palabras con Línea de Enfoque positiva. Si sus palabras dicen “adelante” su cuerpo debe decirlo también.

Esto le da claridad a su comunicación.

Sin embargo, si usted no tiene el tiempo o no está disponible para una charla rápida, busque una manera para igualar su rechazo de Línea de Enfoque con palabras que lo recalque.

Puede que haya dicho “claro, adelante” en señal de cortesía, pero si usted dice una cosa y su cuerpo dice otra, entonces su compañero no se irá con un mensaje de cortesía de su parte.

Al estar consciente de cómo dirige su Línea de Enfoque le ayudará a evitar mala comunicación.

Si usted es una persona que le gusta guardarse así mismo en un público, o en situaciones donde está entre extraños, o simplemente en situaciones donde no esté interesado en hablar con personas que no conoce; se dará cuenta que al girar su Línea de Enfoque y su enfoque visual, estamos señalando que no estamos disponibles para lo demás.

Cuando salga la próxima vez observe este comportamiento en otros tanto como en usted.

Estamos seguros de que ha habido ocasiones donde usted se ha encontrado un poco abrumado o agotado por la energía de alguien o por su atención.

Y a lo mejor también ha notado que a veces es su energía la que abruma a los demás.  

Una manera fácil de ablandar su presencia y crear un ambiente menos conflictivo, es manteniendo su enfoque visual mientras gira ligeramente su Línea de Enfoque y su Centro Emocional alejándose un poco de la persona o personas con quien esté hablando.

Trabajamos con bastantes clientes quienes tienen personalidades tímidas e introvertidas.

Si usted es este tipo de persona puede ser incómodo cuando es requerido participar en comunicaciones en un ambiente de trabajo o social que son más públicos de lo que usted prefiere.

Cuando estas incomodidades provienen de sentirse que su espacio personal está siendo comprometido de alguna manera, o no se quiere sentir como si estuviera atrayendo y absorbiendo la atención de todos, puede tomar medidas para proteger su Centro Emocional, girando su Línea de Enfoque .

Al ponerse de pie en un ángulo leve el Centro Emocional no está completamente expuesto.

Puede establecer una base fuerte personal y al mismo tiempo protegerse con una posición que minimiza el peso de la atención que está dirigida hacia usted.

 

Para resumir

 

Eso es suficiente para pensar en este episodio.

Gracias por acompañarnos en esta instalación de nuestra serie introductoria de diez series sobre el  desarrollo de la base para lograr una comunicación estratégica.

Para resumir, aquí hay unas cuantas cosas para mantener en mente de las que acabamos de hablar.

Su cuerpo transmite bastante información cuando usted interactúa con otras personas a través de su Línea de Enfoque.

Su Línea de Enfoque influye cómo atrae, da, y recibe atención.

Su Centro Emocional, justo debajo de su ombligo, hace un gran papel al recibir información y al crear una respuesta sin sentido

Podemos tomar medidas para proteger e involucrar nuestro Centro Emocional al hacer decisiones conscientes sobre dónde y cómo dirigir nuestra Línea de Enfoque.

Una conversación más clara se puede lograr al asegurarse de que iguale el tono de su Línea de Enfoque con lo que sus palabras estén diciendo.

Hay bastantes maneras de usar estratégicamente la Línea de Enfoque, pero para poder hablar de ellas tendremos que profundizar nuestro vocabulario compartido.

“Gire su Línea de Enfoque,” dice ella. “¡Gire su Línea de Enfoque!, ¿pero girarla cómo?” Hasta la próxima en ¿Qué carajos hago con mis manos? Línea de Enfoque y Orientación Física.